10 consejos para ahorrar en la calefacción 0 67

Con la llegada del frío, la calefacción se convierte en nuestra mejor amiga, sin embargo mantener la casa caliente en invierno se ha convertido actualmente en un lujo. La subida de precios tanto de gas como de electricidad y el uso intensivo durante los meses de frío hacen que aumenten las facturas y las familias tengan que afrontar mayores gastos. ¿Quieres saber cómo ahorrar con la calefacción? ¡Toma nota de los siguientes consejos!

Vacía el aire de los radiadores

Es necesario sacar el aire de los radiadores como mínimo una vez al año, antes de empezar el invierno. El motivo es que se crean pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y por tanto hacen que el radiador sea menos eficiente y caliente menos.

Mantén una temperatura estable

Las fuertes subidas de temperatura suponen un gasto extra. La casa debe tener una temperatura agradable pero tampoco debe parecer verano, es lógico el uso de jersey en casa en esta época. Para mantener tu hogar caliente bastará con mantener la temperatura a 21 grados. Si además quieres mantener la temperatura perfecta  durante todo el día, un termostato te ayudará a mantenerla y te permitirá ahorrar entre un 8% y un 13% en tu consumo.

Programa el encendido

Si vas a estar fuera de casa no es rentable dejar la calefacción encendida todo el día aunque sea a baja temperatura. Si quieres ahorrar a la vez que mantienes tu casa caliente, la mejor opción es programar el encendido de la calefacción 1 hora antes aproximadamente de tu llegada a casa.

No calientes zonas vacías

Si hay habitaciones en las que nunca estás no tiene sentido que gastes dinero calentándolas, por eso es mejor que cierres la llave de los radiadores en estas habitaciones y ahorres gastos innecesarios.

Apaga la calefacción durante la noche

Salvo que haga muchísimo frío, no suele ser necesario mantener la calefacción encendida durante la noche. Además, si tienes pensando salir de casa tan sólo unas horas puedes bajar la temperatura hasta los 15 grados para reducir el gasto mientras se mantiene el nivel de comodidad.

Instala una caldera de bajo consumo

Aunque las calderas de cogeneración suponen una inversión mayor, son más eficientes y permiten reducir el consumo y por tanto el importe de tus facturas.

Revisa tu caldera

Un buen mantenimiento de la caldera asegura un buen rendimiento y la reducción de posibles problemas en el futuro. Es aconsejable realizar la revisión una vez al año.

No tapes los radiadores

No coloques muebles demasiado cerca ni pongas ropa húmeda encima con el objetivo de secarla más rápido, esto es un error ya que el consumo es mayor y por consecuente también la factura.

Revisa el aislamiento

En muchas ocasiones el uso de la calefacción se podría reducir si no existieran pérdidas de calor como las que suelen producirse en las ventanas. Comprueba que tu casa cuenta con los sistemas de aislamiento contra el frío adecuados.

Compara tarifas y compañías

Compara las distintas ofertas disponibles y elige aquellas que se adapten mejor a tus necesidades.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Pones en práctica alguno de ellos?

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más vistos

Nuestra selección

Comparte esto con un amigo