5 trucos para ahorrar más en tu factura eléctrica 0 133

El precio de los suministros es una parte importante del presupuesto del hogar. Aunque cada vez las compañías nos lo ponen más difícil con sus variaciones de precio, existen formas de ahorrar un poco reduciendo nuestra factura de la luz. Siempre hay un margen de ahorro, vamos a ver una serie de consejos para disminuir lo que pagamos por la electricidad.

¿Qué potencia tenemos contratada?

Mucha gente no sabe que es lo que tiene exactamente contratado, una forma de disminuir el precio que pagamos es ajustar los servicios contratados a nuestras necesidades.

La cantidad de kilovatios que nos ofrecen puede subir mucho la factura a lo largo del año. Si nunca has tenido problemas con la luz en tu hogar ni han saltado los plomos, ni siquiera cuando están en funcionamiento muchos electrodomésticos a la vez, es posible que puedas contratar menos potencia de la que estas pagando actualmente.

Discriminación horaria, un gran ahorro

Si eres de los que no está en casa durante gran parte del día, es posible que puedas adaptarte a una tarifa con discriminación horaria. Se trata de concentrar al menos un 30% del consumo en horario valle, es decir de 22:00 a 12:00h en invierno y de 23:00 a 13:00h en verano. Es una de las mejores maneras de ahorrar, sin un gran esfuerzo se puede llegar a disminuir en 80€ nuestros gastos anuales.

Vigila el stand by

Hay aparatos, como la televisión o los ordenadores, que no se apagan completamente, siguen consumiendo de forma silenciosa una pequeña cantidad de electricidad. A pesar de que este consumo no es muy alto, a lo largo del año puede ser una cantidad considerable.

Una buena forma de evitar este gasto es utilizar regletas para poder apagarlos con facilidad. Eliminando este consumo se pueden llegar a ahorrar más de 50€ al año con un consumo medio.

Usa responsablemente la calefacción y el aire acondicionado

En verano, procura no poner temperaturas excesivamente bajas en tu aire acondicionado y apágalo media hora antes de irte de casa. Además de reducir el consumo de electricidad, tu cuerpo se adaptará mejor a la temperatura del exterior y evitarás resfriados.

En invierno utiliza una temperatura razonable, entre 19º y 22º por el día y algo más bajo durante la noche. Cada grado de más supone un incremento considerable en el consumo.

Apuesta por el bajo consumo

Por último, es importante adaptar la iluminación de nuestra vivienda a cada momento. No olvides apagar las luces cuando no sean necesarias y si puedes escoger, compra bombillas de bajo consumo. Pueden ser una mayor inversión en un principio, pero su consumo es inferior y a largo plazo se verá reflejado en un descenso del importe de nuestras facturas.

¡Esperamos que estos consejos os ayuden a conseguir ese pequeño extra a final de mes! ¿Cuáles son vuestros trucos para ahorrar en la factura del hogar?

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más vistos

Nuestra selección

Comparte esto con un amigo