Cómo limpiar el filtro de la aspiradora 0 61

El uso de aspiradores supone un gran aliado en la limpieza del hogar. Estos nos ayudan a eliminar el polvo y los ácaros de forma rápida y eficaz, sin embargo a menudo pasamos por alto su limpieza. Para que sigan aspirando tan bien como el primer día es necesario limpiarlos cada cierto tiempo para que sigan funcionando correctamente.

En este caso nos vamos a centrar en la limpieza de un aspirador sin bolsa, el cual tiene más de un filtro, en este caso tiene filtro de entrada, filtro de espuma, filtro HEPA, filtro de salida de espuma y microfiltro.

Los filtros pueden limpiarse de forma periódica o cambiarse por unos nuevos cuando se encuentren deteriorados, a continuación te contamos cómo hacerlo.

Pasos a seguir

  • En primer lugar desenchufar el aspirador antes de comenzar con la limpieza.
  • Posteriormente extraer el recipiente donde se almacena la suciedad y retirar la tapa.
  • Separar las diferentes piezas y tirar los restos de suciedad a la basura.
  • Limpiar los restos del filtro con un cepillo.
  • Unir ambas partes y colocarlas en el recipiente.
  • Retirar el filtro de aspiración y limpiar con un cepillo.

Cómo limpiar el filtro

Se debe limpiar de forma periódica el filtro de entrada HEPA y  el filtro de espuma de entrada y de salida. Este último tiene la función de proteger al HEPA del exceso de suciedad. Para limpiarlos debemos lavarlos con agua caliente prestando especial atención a los pliegues, no es necesario nada más ya que la presión del agua eliminará la suciedad.

Para ello, sujeta el filtro de modo que la parte plisada del filtro quede orientada hacia arriba y deja que el agua fluya en paralelo a los pliegues manteniendo el filtro en un ángulo apropiado que permita al chorro de agua eliminar la suciedad presente en el interior de los pliegues.

Posteriormente gira el filtro 180º y deja que el agua fluya en dirección contraria, una vez esté limpio sacude los restos de agua del filtro HEPA.

Una vez limpios debemos asegurarnos de que están bien secos  antes de volver a colocarlos en la aspiradora, por lo que es mejor dejarlos secar durante un día.

No aspires sin el filtro de entrada HEPA instalado y sustitúyelo por uno nuevo cada seis meses de uso aproximadamente.

En el caso del microfiltro, debemos llevar a cabo el mismo proceso. En el caso de la carcasa, la limpiaremos con un paño húmedo, humedecido por ejemplo con líquido lavavajillas. Una vez limpios y secos volvemos a colocarlos en la aspiradora.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más vistos

Nuestra selección

Comparte esto con un amigo